Horchata granizada, helado de tomate y sorbete de frutas

receta de horchata casera

Horchata granizada

La clásica horchata, tan refrescante, de los kioscos callejeros, también se puede hacer en casa. Y ahora más fácil todavía, puesto que el juego de chufas se encuentra ya preparado en cualquier supermercado.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 botella de horchata de chufas
  • Agua para mezclar, hasta completar 1l
  • Azúcar al gusto

Preparación:

  1. Poner la nevera en el punto más frío y colocar en las baldas más bajas toda la comida que no deba congelarse.
  2. Mezclar el jugo de las chufas (se compra listo y envasado) con agua en la proporción que indica el envase hasta conseguir un litro.
  3. Añadir azúcar al gusto, si es preciso, y remover bien hasta que se disuelva totalmente.
  4. Poner horchata en una bandeja para hielo o cuenco, taparla y meter en el congelador 30 minutos, o hasta que tenga consistencia de nieve blanda.
  5. Sacarla del congelador y si no está en un cuenco, volcarla en uno y revolver durante 3-4 minutos hasta que esté casi líquido. Taparla y volver a ponerla en el congelador. Dejar otra media hora.
  6. Batir y congelar de nuevo el mismo tiempo.
  7. Hacer un tercer batido y servir en vasos altos, con cucharilla larga o pajita.

Helado de tomate

Los helados salados son poco corrientes pero muy refrescantes. Este se sirve como primer plato o para refrescar el paladar después de un plato fuerte muy condimentado. El helado de tomate es un buen modo de aprovechar los tomates pasados que nos servirían para ensalada. No hay necesidad de quitar la piel y la semilla, que se eliminan al pasar los tomates por la batidora y no se añade agua porque los tomates contienen suficiente líquido.

Ingredientes para 4 personas:

  • 700g de tomates maduros
  • 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • 30ml (2 cucharadas) de azúcar en polvo
  • 30 ml (2 cucharadas) de puré de tomate
  • Sal y pimienta
  • 30ml (2 cucharadas) de hierbabuena picadita
  • 1 huevo
  • 1 pepino
  • 30ml (2 cucharadas) de vinagreta
  • Unas hojas de hierbabuena

Preparación:

  1. Poner el frigorífico en el punto más frío y colocar en las baldas más bajas la comida que no quieras que se congele.
  2. Cortar los tomates en rebanadas, pelar el limón, solo la parte amarilla, con un pelapatatas y exprimirlo.
  3. Poner los tomates, la cáscara de limón y su zumo en una cacerola de fondo grueso.
  4. Pelar y machacar el ajo y echarlo a la cacerola con el azúcar, el puré de tomate, la sal, la pimienta y la hierbabuena picada.
  5. Poner a fuego medio y llevar a hervir revolviendo; bajar el fuego y dejar cocer lentamente 5 minutos, tapado.
  6. Pasar el tomate por la batidora. Ponerlo en una jarrita y enfriar.
  7. Cuando se haya enfriado, meterlo en el frigorífico 10 minutos.
  8. Poner la mezcla en bandejas de hielo o en un molde. Tapar y meter en el congelador durante 30 minutos, hasta que tenga la consistencia de nieve blanda.
  9. Separar la clara, medir la mitad y montarla al punto de nieve blando antes de sacar el helado del congelador.
  10. Sacar el helado del congelador y si está en una bandeja de hielo o en un molde, volcarlo en un cuenco y revolverlo durante 1 minuto.
  11. Incorporar, batiendo, el helado a la nata montada, de cucharada en cucharada, con una batidora eléctrica o manual.
  12. Cuando se haya formado una nieve firme, taparlo y volver a meter el helado en el congelador durante hora y media hasta que esté duro.
  13. Después, sacarlo del congelador y volverlo a batir. Ponerlos en un molde de aro de medio litro de capacidad; taparlo y meterlo al congelador unas 2 horas o hasta que esté firme.
  14. Antes de que termine de hacerse el helado, cortar un pepino en lonchas finas y revolverlo con la vinagreta,
  15. Para desmoldar el helado, introducir el fondo del molde en agua caliente, ponerlo en un plato y levantar el molde despacio.
  16. Poner la ensalada de pepinos en el centro del anillo y decorar con hojas de hierbabuena fresca.

Sorbetes de fruta

Puede servirse en copas, cortado a bolas o en la propia cáscara de las frutas, en este caso, escoger frutas bonitas y de igual tamaño. Si se sirve en copas, adornar con tiras de piel de naranja o de limón.

Ingredientes para 6 personas:

  • 2 plátanos
  • 2 naranjas
  • 2 limones
  • 175g de azúcar
  • 1 clara de huevo

Preparación:

  1. Poner la nevera en el punto más frío y colocar en las baldas más bajas todo aquello que no queremos que se congele.
  2. Cortar una rebanada fina de la parte de debajo de los cítricos para que se asienten bien. Cortar otra rebanada más gruesa de la parte superior hasta que se vea la pulpa.
  3. Sacar la pulpa con una cucharilla, sin romper la cáscara. Reservar ambas cosas.
  4. Hacer dos cortes paralelos a lo largo de los plátanos, un poco más arriba de la mitad, y quitar la parte superior de la cáscara. Sacar el plátano con una cucharilla. Reservar la piel.
  5. Aplastar los plátanos con el tenedor hasta hacerlos puré.
  6. Triturar en la batidora la pulpa de las naranjas y limones. Colar y añadir el azúcar y el puré de plátanos. Mezclar bien.
  7. Verter esta mezcla en la bandeja de hielo o un molde, tapar y ponerla en el congelador durante 1 hora o hasta conseguir consistencia de nieve blanda.
  8. Batir la clara de huevo a punto de nieve flojo. Sacar el helado del congelador, batirlo y mezclarlo con la clara a cucharadas, batiendo a cada vez.
  9. Si se va a servir en las cáscaras, rellenarlas con el helado (las de plátano también) y ponerlas de nuevo en el congelador durante 2 horas, o hasta que esté firme.
  10. Si se va a servir en copas, poner en el molde, taparlo y congelar durante media hora o hasta que esté firme.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply